Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress

26 Nov ¿Dónde están las llaves de mi carro?

Un joven estaba a punto de graduarse de Undécimo Grado. Su único deseo era que su papá le regalara un carro que todos los días veía en el concesionario. Y así se lo hizo saber a su papá. El día del grado, su papá lo llamó a su oficina y le dijo: “Hijo, eres el regalo más grande que me ha dado la vida, gracias por darme tantas satisfacciones”.

Y le entregó el paquete que tenía en la mano. Su hijo lo abre y descubre una hermosa Biblia con forro de cuero y su nombre en letras de oro. Furioso, el hijo le grita: “¿Con tanto dinero que tienes y lo único que me das es una Biblia?”.

Y tirándosela a sus pies, se marchó de la casa. Pasó el tiempo, el hijo se convirtió en un famoso profesional y tenía una hermosa familia. Sintió deseos de ver a su padre, pues ya hacía 25 años que no lo veía y decidió ir a visitarlo. Pero antes de emprender el viaje, recibió un telegrama en el que le avisaban que su papá había muerto y que lo había nombrado heredero único de todas sus posesiones, por lo que era necesaria su presencia para cumplir con el testamento.

Cuando llegó a casa de su padre, se llenó de tristeza y remordimiento: hacía 25 años que había salido por esa puerta y no había vuelto. Entró a la oficina del papá y abrió el escritorio. Entre los papeles, descubrió, aún en su empaque original, la Biblia que él había desechado y tirado a los pies de su padre.

Con lágrimas en los ojos la abrió y vio que su papá había subrayado un texto de Mt 7,11: “Pues, si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a quienes se las pidan”! En ese momento cayeron de la Biblia las llaves de un carro, con una tarjeta de esa agencia donde él había visto ese auto que tanto había soñado, con la fecha del día de su grado (hace 25 años) y un mensaje que decía: “Totalmente pagado. Hijo, lo que siempre soñaste. Feliz Día de Grado”.

¿Cuántas veces nosotros no hemos desechado bendiciones de Dios porque no vienen envueltas en paquetes elegantes?